Arquitectura de Málaga

Base de datos arquitectónicos de la ciudad de Málaga

Conjunto Los Manantiales

El conjunto de torres en la avenida de Los Manantiales de Torremolinos, llamado las Tres Torres, remite en su estructura básica al modelo próximo de La Nogalera, desarrollándose las viviendas en vertical y los usos comerciales y los espacios comunes de ocio en horizontal. Como la pionera urbanización de Lamela, las torres de apartamentos de la avenida de los Manantiales se alzan sobre un gran basamento, en este caso de planta romboidal, formado por dos placas superpuestas que conforman las plantas baja y primera. La planta baja está liberada del uso residencial y enteramente dedicada a locales comerciales, resultando completamente permeable al tránsito peatonal gracias a una serie de calles interiores entrelazadas por patios descubiertos con jardines circulares. En origen, todas las fachadas de los locales comerciales se disponían en un ángulo aproximado de 45º con respecto a la calle, si bien hoy algunas han sido completamente modificadas.

Sobre la planta baja se desarrolla en la mitad oriental del conjunto una primera planta dedicada a hotel-residencia, dejándose la otra mitad como espacio de tránsito entre las zonas comunes salpicado de pequeñas zonas verdes. El hotel presenta una irregular planta conformada por la adicción de sendas estructuras circulares, correspondientes al restaurante y al vestíbulo, y otra rectangular, donde se sitúan las habitaciones. El doble frontal semicircular y acristalado, junto a la galería lateral, recuerda en sus formas a las cubiertas de un barco, referencia casi obligada en el Estilo del Relax. El vestíbulo circular se alza sobre la calle mediante una serie de delgados pilares cilíndricos que dejan completamente diáfana la planta baja en este punto, donde una vistosa escalera de caracol parece sujetar artificialmente todo el peso del edificio. El juego de formas orgánicas va un paso más allá: junto al hueco de la escalera se descuelga del techo una potente forma cilíndrica que cobija un gran punto de luz, contrarrestando el vacío contiguo. Sobre el vestíbulo se alza un segundo cuerpo, correspondiente a la cafetería circular, que comunica con la gran terraza-solárium con piscina que ocupa el techo del hotel.

Las tres torres de apartamentos se distribuyen sobre el descrito basamento de dos alturas en los ángulos opuestos a la situación del hotel; debido a ello, su primera planta –de mayor altura que el resto- se libera de apartamentos y se constituye en acceso tanto a los espacios transitables de la primera planta como a la terraza con piscina situada sobre el hotel, a una cota ligeramente inferior a la de la segunda planta de viviendas. Las torres, de dieciséis alturas en total y volumen paracilíndrico, se articulan mediante un núcleo central que distribuye en radial los apartamentos; cada planta se divide en seis sectores, cinco ocupados por los apartamentos y un sexto, situado al Norte, destinado a albergar las comunicaciones verticales (ascensores y escalera de caracol externa). Estructuralmente, cada torre se resuelve mediante un doble sistema de pilares, uno interno destinado a soportar los esfuerzos gravitatorios y otro periférico concebido únicamente para contrarrestar los esfuerzos de viento y sísmicos. Este último sistema de pilares está proyectado a modo de red periférica de grandes machones cilíndricos en hormigón visto que se desarrollan sin interrupción desde la planta baja hasta la cubierta y que alojan todos los elementos de servicio. La retícula de elementos verticales queda arriostrada horizontalmente gracias a las placas de hormigón armado en las dos direcciones que constituyen los forjados del edificio.

El volumen de cada torre queda así definido por una serie de elementos en vertical, los grandes pilares cilíndricos de servicio, entre los que aparecen, maclados, las células destinadas a vivienda. Los apartamentos, de 74 metros cuadrados cada uno, se desarrollan de dentro hacia fuera en busca de la iluminación y aireación óptimas; estos se han solucionado como casas jardín de desarrollo radial, de forma que todos los dormitorios sean exteriores y den a la terraza, concebida como prolongación exterior de los mismos. De este modo se logra que la vivienda sea abierta y pueda recorrerse multidireccionalmente, mitigándose el efecto propio de una vivienda pequeña. La cocina y el aseo también son exteriores para favorecer la aireación y, sobre todo, el acceso a los elementos de servicio, ubicándose por tanto en el interior de los grandes cilindros de servicio exteriores y recibiendo de estos su particular forma circular. Todas las dependencias han reducido su superficie al mínimo necesario para liberar espacio para la terraza jardín, compuesta por dos zonas diferenciadas, una dedicada a solárium y mirador y la otra como espacio protegido del sol.

Los materiales elegidos en la composición de los edificios resultan fundamentales en su expresividad formal, generándose mediante los mismos un juego de texturas de gran riqueza; el hormigón se deja visto en los elementos estructurales y fachadas, reservándose el ladrillo aplantillado y dispuesto alternativamente en vertical y horizontal para el revestimiento ornamental de los muros interiores de los apartamentos y portales así como la madera para los cerramientos exteriores. El ladrillo se ha empleado también para revestir por completo los cilindros verticales de menor tamaño de las cajas de ascensor, que se prolongan más allá de la cubierta en una escultórica forma compuesta por la sucesión en vertical de varias circunferencias incardinadas, destinada a cobijar la maquinaria del elevador. La cubierta, de potentes saledizos que dibujan curvas y contracurvas, recoge el rico juego de formas del edificio y rememora la arquitectura barroca romana; dispuesta a modo de solárium y mirador, en ella interactúan los citados remates de las cajas de ascensor, los parapetos de cemento y los ejes de las escaleras de caracol, que parecen prolongarse hacia el cielo.

El conjunto Los Manantiales es uno de los más valiosos experimentos del desarrollo de la vivienda en vertical en la Costa del Sol, despuntado por un diseño que absorbe modelos de éxito internacional y reinterpreta los parámetros de la arquitectura del Movimiento Moderno. Con un precedente directo en las Torres Blancas de Madrid, de Sáenz de Oiza, su trasfondo ideológico ha de buscarse en el metabolismo japonés. Efectivamente, sigue el modelo de planteamiento de ciudad jardín vertical del conjunto madrileño y las referencias al crecimiento orgánico del edificio; en ambos casos se ha optado por separar nítidamente los elementos de servicio y los servidos, constituyéndose los primeros en los vasos leñosos de un árbol cuyas hojas son los apartamentos según la analogía establecida por Sáenz de Oiza. Luis Alfonso Pagán empleó otra metáfora para sus bloques, refiriéndose a ellos como mazorcas de maíz con los granos –los apartamentos- buscando el sol. Este organicismo arquitectónico se expresa también en la preferencia por las formas curvas y los volúmenes escultóricos. Efectivamente, las Tres Torres son un canto a la línea curva y a la potencia escultural de cada elemento constructivo individualizado; los juegos escultóricos en las cubiertas recuerdan, sin embargo, a Le Corbusier y su idea de los elementos de reacción poética. Sin embargo, en este punto nos encontramos una pista acerca de las verdaderas intenciones teóricas del autor: el eje de las enormes escaleras de caracol exteriores se prolonga más allá de la cubierta. Así, las arterias de este gran organismo parecen prolongarse más allá de lo construido hacia lo potencialmente construible, y engarzan con las teorías del metabolismo arquitectónico y con la idea de una teórica expansión infinita del bloque de viviendas gracias al empleo de las células de vivienda entre estructuras perimetrales. Se incardinan así las ideas del edificio como un organismo vivo y de su teórico crecimiento vertical más allá de lo construido para conformar un conjunto entregado al esteticismo, una sinfonía de curvas y contrastes cromáticos y materiales que no renuncia sin embargo a un riguroso sentido de lo funcional en la creación de espacios habitables.

IVV

pro

Galería


Mapa Proyecto


Bibliografía

MARIN COTS, Pedro; MENDEZ BAIGES, Maite; PEREZ DE LA FUENTE, Iñaki, El Relax expandido. La economía turística en Málaga y la Costa del Sol, Ayuntamiento de Málaga y OMAU, Málaga, 2010.

MORALES FOLGUERA, José Miguel, La Arquitectura del Ocio en la Costa del Sol, Universidad de Málaga, 1982.

S.A., "’ Los Manantiales’, conjunto de torres de apartamentos. Torremolinos (Málaga)", Panorama de la Construcción, Arquitectura y Diseño, nº 16, 1975, pp. 3-18.

S.A., "Conjunto Los Manantiales en Torremolinos", Arquitectura, nº 145, 1971, pp. 12-15.

S.A., "Conjunto Residencial ‘Los Manantiales’", Temas de Arquitectura y Urbanismo, nº 131, 1970, pp. 77-86.

S.A., "Luis Alfonso Pagán. Los Manantiales. Torremolinos", Informes de la Construcción, vol. 28, nº 278, Instituto Eduardo Torroja, 1976, pp. 23-30.

VV. AA., La Arquitectura del sol. Sunland Architecture, COAs de Catalunya, Comunidad Valenciana, Illes Balears, Murcia, Almería, Granada, Málaga y Canarias, 2002.

VV.AA., "Hibridación y transculturalidad en los modos de habitación comtemporánea. El territorio andaluz como matriz receptiva", Actas de los seminarios de apoyo a la investigación, Universidad de Sevilla, Escuela Técnica Superior de Arquitectura, 2009.

Observaciones

El conjunto, también llamado las Tres Torres, se encuentra en perfecto estado de conservación a nivel estructural, pero sensiblemente deteriorado en el plano estético: muchos balcones han sido cerrados con la consiguiente pérdida de los forjados curvos originales y, en la actualidad, se está procediendo a recubrir por completo las superficies de hormigón visto con una desacertada pintura gris. Incluido en el Catálogo de Patrimonio Arquitectónico del Plan General de Ordenación Urbana de Torremolinos, pendiente de aprobación definitiva.

Información General

Denominación:Conjunto Los Manantiales
Dirección:Avenida de Los Manantiales, 9, Calle Río Subordán, 1
Zona:Torremolinos
Estado de Conservación:Bueno
Protección:
Grado:0
Tipologia: Urbanización de viviendas plurifamiliares Centro comercial
Usos:Residencial, ocio y comercio
Estilo: Estilo del Relax Organicismo
Agentes:

Luis Alfonso Pagán López de Munaín (Arquitecto)

Cronología: