Arquitectura de Málaga

Base de datos arquitectónicos de la ciudad de Málaga

Hotel Don Carlos

Tras la adquisición de un solar de 16.000 metros cuadrados en la zona de Las Chapas, la promotora Europahotel S.A. encarga en 1963 a los arquitectos José María Santos Rein y Alberto López Palanco la construcción de un hotel de la máxima categoría. Estos debían integrar en su obra la parte ya edificada de un proyecto anterior de hotel, concretamente dos bloques con fachada al mar solo concretados a nivel estructural. El nuevo hotel debía ajustarse a las exigencias de lujo y capacidad de alojamiento exigidos por la cadena Hilton, con la que la promotora había adquirido el compromiso de alquiler a la finalización de las obras.

La idea de los arquitectos, común por estos años a todos los grandes artífices de la Costa del Sol, era la concentración en altura para liberar suelo y destinarlo a zonas verdes y de esparcimiento. Para ello crean una gran torre de 14 plantas que deviene en auténtico hito del paisaje costasoleño, con planta tipo de desarrollo lineal basado en un pasillo central Norte-Sur que distribuye a ambos lados las habitaciones y sitúa en sus extremos los núcleos de circulación. El resultado es un conjunto de habitaciones, 9 por cada planta, orientadas al Este y al Oeste para obtener vistas oblicuas del paisaje de la costa, una decisión muy criticada en su momento pero que aseguraba a todas las habitaciones las vistas al mar. La última planta está reservada a las suites.

En las plantas se impone, de manera inédita en la Costa del Sol, el sistema constructivo norteamericano por exigencias de la cadena Hilton: se eliminan el ladrillo y la cerámica y se confían la estructura y las particiones interiores al hormigón armado proyectado in situ, con las instalaciones previamente instaladas y los huecos previstos. La carpintería en madera, tanto exterior como interior, es de gran calidad, de la marca BIOC.

Pero quizá el elemento más definitorio del conjunto sean los pilotis de hormigón sobredimensionados en disposición oblicua que levantan la torre para configurar bajo esta el acceso rodado. Son cinco, de clara raigambre brutalista y similares en su concepto a los empleados en otra gran promoción de la Costa del Sol, la Urbanización Playamar de Torremolinos. Esta especie de patas zoomórficas y hercúleas que apean todo el peso del edificio traen aquellas metáforas tan queridas por el Estilo del Relax: sobre las mismas se dispone un forjado realizado con una losa alabeada de enorme plasticidad que permite liberar la planta baja elevando la torre dos plantas y que, junto a los pilares de cuatro brazos, parecen situar al visitante bajo la panza de un gigantesco animal prehistórico. El cálculo de esta portentosa estructura corrió a cargo del ingeniero Rafael López Palanco.

Estos pilotis, siguiendo las lecciones de Le Corbusier, responden a la idea de sustituir la calle pasillo tradicional por la circulación bajo los volúmenes edificados, facilitando en este caso los accesos e incorporando la circulación rodada al ámbito arquitectónico, con sus connotaciones elitistas y modernas. Dichos accesos rodados se establecen en dos niveles, el inferior destinado a servicios y el superior, comunicado con la recepción, para clientes.

Igualmente reseñable resulta la decoración interior del edificio: esta respondía a las estrictas especificaciones comunes que Hilton imponía a cada uno de sus hoteles. El objetivo era que el cliente encontrase los mismos interruptores, luminaria e incluso sanitarios en cualquier establecimiento de la cadena hostelera con idea de crear una sensación de familiaridad en el cliente de la marca. A tal fin, la adaptación del proyecto entero a las exigencias decorativas fue exhaustiva y se materializó en la estrecha colaboración de los arquitectos con la oficina técnica de la Hilton, Hilton International. Architectural and Interior Design, y más concretamente con el interiorista Maurice Bailey. Dicha oficina fue también la responsable del ornato interior neomudéjar que será eliminado en los noventa.

Los dos bloques horizontales prexistentes, de tres y cuatro plantas cada uno y diseñados por Alas y Casariego, quedaron adosados por el Sur a ambos lados de la torre. En el espacio entre ambos se genera un patio de dos plantas que comunica con el vestíbulo de la torre y articula los espacios comunes del hotel: comedor principal, bar cafetería y ball room. Desde este punto se accede a los jardines de tipo tropical, que se extienden sobre 40.000 metros cuadrados hasta la playa.

IVV

pro

Galería


Mapa Proyecto


Bibliografía

MARIN COTS, Pedro; MENDEZ BAIGES, Maite; PEREZ DE LA FUENTE, Iñaki, El Relax expandido. La economía turística en Málaga y la Costa del Sol, Ayuntamiento de Málaga y OMAU, Málaga, 2010.

MORALES FOLGUERA, José Miguel, La Arquitectura del Ocio en la Costa del Sol, Universidad de Málaga y Ayuntamiento de Marbella, 1982.

VV. AA., La Arquitectura del sol. Sunland Architecture, COAs de Catalunya, Comunidad Valenciana, Illes Balears, Murcia, Almería, Granada, Málaga y Canarias, 2002.

Observaciones

Antiguo Hotel Marbella Palace Hilton. El inmueble fue sometido a una rehabilitación integral en los años noventa que eliminó la decoración interior original en estilo neomudéjar. Incluido en el Catálogo exterior al Centro Histórico de Marbella de conjuntos, elementos y espacios libre, del Plan General de Ordenación Urbanística de Marbella, con nivel de Protección Integral. Incluido en la base de datos del Patrimonio Inmueble Andaluz, del Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz.

Información General

Denominación:Hotel Don Carlos
Dirección:Avenida Zurita, s/n, Urbanización Las Chapas
Zona:Marbella
Estado de Conservación:Bueno
Protección:
Grado:Nivel de Protección Integral
Tipologia: Hotel/hostal
Usos:Ocio y hostelería
Estilo: Estilo del Relax
Agentes:

José María Santos Rein (Arquitecto)

Alberto López Palanco (Arquitecto)

Maurice Bailey (Decorador de interiores)

Rafael López Palanco (Ingeniero)

Cronología: