Arquitectura de Málaga

Base de datos arquitectónicos de la ciudad de Málaga

Sede Judicial de Antequera

La Sede Judicial de Antequera, integrada en el Plan de Infraestructuras Judiciales 2002-2009 de la Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía, está ubicada en una zona de expansión en Antequera al este del centro histórico. En este amplio espacio periurbano se han levantado en los últimos años bloques de viviendas plurifamiliares y se está equipando con edificios comerciales y administrativos. Precisamente la sede comparte el solar en el que se ha instalado la Comisaría de Policía y se está edificando el nuevo cuartel de la Guardia Civil. El resultado de la cercanía de estas instalaciones es la consolidación de una especie de zonificación en la ciudad dedicada, en este caso, a la Seguridad del Estado. Asimismo conlleva la ordenación urbanística y edificable de un espacio libre, que está perdiendo paulatinamente su carácter rural para convertirse en urbano. En las inmediaciones se encuentran también instalaciones deportivas municipales.

El equipo de arquitectos en la memoria del proyecto hace referencia a la dificultad del espacio, como punto de partida, aludiendo a las escasas posibilidades de diálogo entre el lugar y la arquitectura y, consecuentemente, a los “pocos alicientes iniciales”. Sin embargo, esta circunstancia, que, efectivamente, se puede plantear como un reto, en este caso ha resultado muy beneficiosa. Quizás la ubicación en pleno centro histórico y las interpretaciones rígidas, o mal entendidas, de la legislación interna en materia urbanístico-arquitectónica, hubieran limitado la libertad creativa en el empleo de lenguajes arquitectónicos estéticamente actuales, a pesar de aumentar los márgenes de un reto profesional a través de un ejercicio eficaz de diálogo con la ciudad histórica tradicional. La rotunda autonomía del inmueble queda justificada en la referida memoria bajo esta premisa. No obstante, es precisamente esa rotundidad volumétrica y la solidez las que permiten una definición de un espacio en principio indefinido y por tanto con perspectivas de definición en el futuro, al que no se le niega la posibilidad de nominarse en atención a diversidad de perspectivas. Contribuye a este efecto paradójico el hecho de que el edificio parece haberse “depositado” en este espacio suavemente, teniendo en cuenta que aún esta zona está en el límite entre lo urbano y lo rural. Los valores expresivos del edificio tienen en esta pauta un fuerte anclaje: una construcción que debe traducir, como una suerte de arquitectura parlante, su función basada en principios de seguridad, fortaleza, firmeza, como pilares básicos de la justicia, y al mismo tiempo, atender a la demanda ciudadana de transparencia, equidad, tranquilidad. De ahí que se integren elementos de amabilidad, traducida en claridad estructural, diafanidad interior, iluminación natural, apertura al exterior, ausencia de basamentos y grandilocuencias, perímetros ajardinados, accesos en suaves rampas, eliminación de elementos de ruptura visual y física con la calle, conjugando así necesidades múltiples: administración, trabajo y ciudadanía.

De un cuerpo con desarrollo longitudinal que actúa como plataforma emerge en un ángulo otro prismático en forma de cubo. Quizás sin pretenderlo, las torres civiles -además de las religiosas, muy abundantes- no resultan elementos ajenos a la tradición arquitectónica antequerana en cuyo paisaje urbano aún perduran. La necesaria funcionalidad e interés por la accesibilidad para los trabajadores y usuarios se proyecta en la distribución de espacios: las plantas baja y primera acogen los servicios públicos, como el registro civil, clínica forense, sala de vistas, registros y accesos a los juzgados de primera instancia e instrucción; el resto de plantas del cubo-torre desarrollado a partir de la primera planta, recibe dependencias judiciales varias; en planta sótano se ubican archivos, detenidos e instalaciones; la parte trasera se reserva para el personal, instalando una zona acotada de aparcamientos en superficie, y en el otro ángulo el acceso en rampa a un aparcamiento en sótano de uso policial y judicial.

En el complejo, tratado de forma compacta a pesar de su estructuración en partes, resultan protagonistas no solo esta volumetría compacta y sólida, sino también el uso y la combinación singular de materiales y las tonalidades contrastadas. La homogeneidad exterior se consigue con el protagonismo de la textura y color de las placas de GRC (hormigón armado con fibra de vidrio), cuya densidad solo es interrumpida por lamas que configuran un diseño estriado. El contraste proviene del acero anaranjado que forma la estructura de acceso y la transparencia del vidrio que a modo de gran ventanal uniforme se abre sobre el acceso para potenciar la iluminación natural interior y en la zona sur sobre el acceso lateral a las dependencias judiciales.

El espacio perimetral pública del edificio se integra igualmente en el proyecto, formando parte de la urbanización de la zona, para de esta forma conectarla con la ciudad. La estructura se retranquea para dejar paso a unas rampas, aceras y muretes que salvan el desnivel del terreno de forma continua y fluida. Árboles alineados generan tránsitos naturales entre el asfalto y el complejo edificado.

BRG

pro

Galería


Mapa Proyecto


Bibliografía

AA. VV., "Sede Judicial de Antequera. Eddea Arquitectos. Edificar basándose en los valores", Promateriales. Revista de construcción y arquitectura actual, Alcalá de Henares, nº 22, enero-febrero 2009, pp. 39-46.

Observaciones

Primer premio FAD de Arquitectura, 2007. Se trata de unos premios anuales que se conceden desde 1958 por la Asociación Arquinfad, entidad cultural, independiente y sin ánimo de lucro cuyo objetivo es apoyar y agrupar a todos los profesionales e instituciones que intervienen en la concepción del espacio.

Información General

Denominación:Sede Judicial de Antequera
Dirección:Avenida Pío XII, s/n,
Zona:Otras
Estado de Conservación:Bueno
Protección:
Grado:0
Tipologia: Equipamiento público
Usos:Judicial
Estilo: Nueva simplicidad
Agentes:

Ignacio Laguillo (Arquitecto Proyecto)

Harald Schönegger (Arquitecto Proyecto)

Andrés García Alcaraz (Arquitecto Colaborador Proyecto)

Olaf Schubert (Arquitecto Colaborador Proyecto)

Roberto Alés Méndez (Aparejador)

Cronología: